Carrera 19 # 166 - 34
+5716730177
mercadeo@vigiasdecolombia.com

FACTORES CLAVE EN LA SEGURIDAD RESIDENCIAL.

FACTORES CLAVE EN LA SEGURIDAD RESIDENCIAL.

Tomar conciencia de la situación actual y tomar las medidas adecuadas, son la clave que marcará la diferencia entre las personas que serán víctimas de hurto a sus residencias y las que no lo serán.

Pese a que la imagen de Colombia ha mejorado considerablemente a nivel mundial en los últimos años, internamente se continua con un incremento en los delitos de hurto, siendo el sector residencial uno de los mayores afectados.

Desafortunadamente no hay una fórmula mágica que cambie esta realidad, sin embargo, existen diferentes maneras de afrontarla. A continuación, se describen algunos de los factores clave para prevenir y actuar proactivamente ante estas situaciones.

Si lo que se quiere es vivir tranquilamente, es necesario subir de nivel la protección actual y hacer que sea realmente eficaz para cada uno de los hogares:

Factores clave:

  • Ser consciente de la realidad actual del país.

La delincuencia está inmersa en la civilización humana, es imposible erradicarla por completo, además tiene una tendencia creciente en igual medida en la que aumenta la migración hacia las grandes ciudades y la desigualdad social, estimándose que aumente a nivel mundial en un 20% para el 2030.

El gobierno ha invertido grandes esfuerzos y recursos para disminuir la delincuencia, no obstante, existen limitaciones de recursos y una gran variante de modalidades delincuenciales. Para el gobierno es una decisión fundamental priorizar cuales modalidades deben atacar en primer lugar, siendo el conflicto armado, narcotráfico, violencia infantil, etc., los que ocupan los primeros lugares, siendo la seguridad residencial poco importante ante las demás situaciones.

La realidad es que en el país no hay recursos para combatir todos los delitos, mucho menos para prevenirlos, de tal forma que la seguridad residencial se convierte en una responsabilidad de la seguridad privada, que cada residente deberá contratar de forma individual.

Colombia tiene las características para el aumento de la delincuencia común, es por esto que tomar conciencia de esta realidad, ayudará a tomar las decisiones correctas para anticiparse a posibles hurtos.

  • Conocer las prioridades.

¿Cuáles bienes de gran importancia se guardan en los hogares?

Esta pregunta es básica para determinar la inversión en sistemas de seguridad. Si en el hogar solo se tienen objetos de valor económico, quizás no merezca la pena una alta inversión, puesto que una póliza de seguro, una mejor aceptación mental de la incidencia y un sistema de alarma profesional puede cubrir una parte del riesgo.

Sin embargo, los hogares no solo guardan bienes materiales, sino que además resguardan: La familia, los enseres con valor sentimental, la estabilidad emocional de un lugar seguro donde no se tiene un sentimiento de vulnerabilidad, entre otros. Por esto es importante evitar los eventos que generan sentimientos de rabia, miedo, paranoia, ansiedad, estrés, etc., los cuales causan grandes afectaciones en el tiempo y sobre las que ninguna cobertura de un seguro puede recompensar.

La prioridad más grande no debe ser resguardar los objetos de valor económico, sino que los delincuentes no puedan traspasar las barreras de seguridad de los hogares.

  • Anticiparse a los delincuentes

Es necesario conocer el modus operandi de un delincuente, pero es más importante entender que los delincuentes son personas con las necesidades de cualquier ser humano. Por lo que el objetivo es la facilidad y rapidez para entrar y salir de una vivienda. No importa tanto el botín como la facilidad del acceso. Leer más.

Existe una falsa creencia sobre las personas que no viven de forma ostentosa jamás serán víctimas de un robo, ya que existe la creencia que los delincuentes analizan el botín esperado más que la facilidad del acceso, sin embargo, no esto solo sucede en un 10% de los casos, mientras que el 90% de los robos se efectúan de acuerdo a la facilidad de entrar, ya que en todo hogar hay algo de valor para un delincuente.

  • Evitar sistemas rápidos e improvisados.

En el mercado hay millones de sistemas de seguridad “rápidos y económicos” que prometen protección y en los que personas inexpertas caen en tentación de adquirir por sus “precios bajos” y “facilidad de uso”.

No obstante, estos sistemas suelen ser obsoletos, de baja integración y calidad, lo que hace que resulte en una carencia técnica y de uso. Recuerden que lo barato sale caro.

  • Generar un entorno seguro con los actores de la comunidad.

“Prevenir es mejor que lamentar”, esta frase aplica perfectamente cuando se tratan temas de Seguridad preventiva. La mejor forma de estar protegidos es generar entornos seguros, para esto es necesario tener capacitación en comunidad y una buena comunicación con la comunidad.

También es necesario contar con sistemas óptimos de disuasión, la cual se consigue con la resistencia física, entre los cuales se encuentran los sistemas de alarma profesionales, sistemas de vigilancia tecnológica y monitoreo, en conjunto con vigilancia humana.

La resistencia física es la medida técnica que más odia el delincuente, ya que le toma más tiempo romperla, y una mayor inversión de recursos físicos para acceder.

Es importante comprender que la utilización única de los sistemas electrónicos (cerraduras, alarmas, entre otros) no impiden una intrusión, solo informan de la misma, siempre y cuando estén bien instalados y mantenidos. Y siempre y cuando no sean fácilmente sabotearles con cortes de energía o inhibidores. Por eso es necesario encontrar una mezcla ideal entre seguridad tecnológica, vigilancia humana y seguridad preventiva.

  • Consultar sobre las necesidades con expertos.

Para adquirir un producto de seguridad que se ajuste a lo que realmente se necesita y sea viable en el tiempo, debe existir un buen estudio de seguridad.

La medida más común y la mayor falencia en el sector residencial es realizar la compra de cámaras, o cerraduras magnéticas y alarmas baratas en almacenes de cadena, pero esto no garantiza que sea la solución indicada para cada hogar.

No se puede confundir la atención que nos ofrecen en un almacén de cadena, con una consultoría profesional. Tampoco hay que confundir a un vendedor de sistemas de alarmas con un especialista en seguridad residencial, ya que cada hogar o conjunto residencial ofrece una patología diferente porque existen importantes diferencias en hábitos de vida, perfil familiar, valor del patrimonio guardado, etc.

  • Los delincuentes son profesionales, saben lo que hacen y a lo que se enfrentan.

Los delincuentes se especializan cada vez más en las actividades delictivas, por eso no se puede confiar a sistemas básicos de seguridad, ya que ellos saben distinguir entre sistemas profesionales y los que no lo son.

Cuando lo más importante es que el delincuente no ingrese al hogar, se debe contar con una excelente resistencia física en una eficiente mezcla de vigilancia humana y seguridad tecnológica, después detección anticipada, después sistema de alarma cableado y por último la caja fuerte.

Y además nunca comprar un sistema de seguridad sin un estudio profesional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?